La luz del amanecer del jueves expuso la destrucción creada por el huracán María en Puerto Rico: hogares destrozados, balcones derrumbados, árboles arrancados desde las raíces y el agua inundaba las calles. Desde 1932, no llegaba un huracán a la isla.

El miércoles, la tormenta dejó sin electricidad a la mayoría del territorio puertorriqueño, además, las alertas de inundaciones están activadas y los meteorólogos afirman que se producirán intensas lluvias hasta el viernes. En algunos lugares las precipitaciones podrían llegar hasta los 89 centímetros.

Puerto Rico enfrenta numerosos problemas mientras comienza a salir de la emergencia de la tormenta: el peso de la extensa deuda y la crisis por la bancarrota; un proceso de recuperación iniciado después del huracán Irma, que causó la muerte de tres personas y dejó a cerca del 70 por ciento de los hogares sin energía eléctrica y las presiones de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por su sigla en inglés) y otros grupos que ya están saturados ante la gran cantidad de tormentas recientes.

“Irma nos perdonó pero María nos destruyó”, dijo Edwin Serrano, un trabajador de la construcción en San Juan.

María entró por el lado sureste de Puerto Rico el miércoles con categoría 4 por lo que desarrolló vientos de 250 kilómetros por hora pero posteriormente perdió intensidad. El jueves volvió a fortalecerse y continuó su furioso trayecto hacia el norte, generando lluvias torrenciales y fuertes vientos en República Dominicana.

La luz del amanecer del jueves expuso la destrucción creada por el huracán María en Puerto Rico: hogares destrozados, balcones derrumbados, árboles arrancados desde las raíces y el agua inundaba las calles. Desde 1932, no llegaba un huracán a la isla.

El miércoles, la tormenta dejó sin electricidad a la mayoría del territorio puertorriqueño, además, las alertas de inundaciones están activadas y los meteorólogos afirman que se producirán intensas lluvias hasta el viernes. En algunos lugares las precipitaciones podrían llegar hasta los 89 centímetros.

Puerto Rico enfrenta numerosos problemas mientras comienza a salir de la emergencia de la tormenta: el peso de la extensa deuda y la crisis por la bancarrota; un proceso de recuperación iniciado después del huracán Irma, que causó la muerte de tres personas y dejó a cerca del 70 por ciento de los hogares sin energía eléctrica y las presiones de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por su sigla en inglés) y otros grupos que ya están saturados ante la gran cantidad de tormentas recientes.

Irma nos perdonó pero María nos destruyó”, dijo Edwin Serrano, un trabajador de la construcción en San Juan.

María entró por el lado sureste de Puerto Rico el miércoles con categoría 4 por lo que desarrolló vientos de 250 kilómetros por hora pero posteriormente perdió intensidad. El jueves volvió a fortalecerse y continuó su furioso trayecto hacia el norte, generando lluvias torrenciales y fuertes vientos en República Dominicana.

FUENTE: THE NEW YORK TIMES

Compartir