Juegos sexuales retorcidos, castigos que incluían latigazos, planes para construir un calabozo donde enjaular a la “discípulas”, ocurrían en la secta Nxvim por órdenes de su líder Keith Raniere, reveló Lauren Salzman una de sus exdiscípulas, en el segundo día de testimonio del juicio por tráfico sexual, extorsión y otros delitos.

De a cuerdo con publicación del diario Reforma, Lauren Salzman, de 42 años de edad, era una de las llamadas “maestras” del primer círculo de la secta, compareció ayer para continuar con el testimonio que comenzó a dar el pasado viernes sobre lo que ocurría en la secta Nxvim, vinculada a Emiliano salinas, hijo del ex presidente Carlos salinas de Gortari.

Salzman reveló cómo era ser una “esclava” de Keith Raniere, de 58 años, así como sus métodos de castigo que incluían azotes con una correa de piel y que obligaba a algunas mujeres a tener tríos sexuales con él.

Explicó que el líder de la secta decidió fundar Nxvim junto con su madre Nancy Salzman, como una organización de autoayuda en la década de 1990 y que unas 16 mil personas tomaron los cursos del grupo, por los cuales llegaron a pagar decenas de miles de dólares, no obstante, autoridades estadounidenses decidieron investigar a la organización en 2017 a raíz de un reportaje del Times en el que detallaba que las mujeres tenían que proporcionar secretos personales como “garantía” para unirse a la “hermandad”.

Fuente: El Universal

Compartir