Fue rociado de gasolina y después le prendieron fuego, las graves quemaduras le arrebataron la vida horas después de ser ingresado al hospital.

Minatitlán, Ver.- Tras más de 15 horas de lenta agonía dejó de existir en el Hospital General de Minatitlán (HGM) el indigente que la noche del lunes fue rociado con combustible para después prenderle fuego a manos de un criminal que hoy día es ya buscado por la justicia.

El hombre de tez clara y cabello blanco, conocido como “El Güero” siempre era visto en la calle Darwin de la colonia Centro en las inmediaciones del mercado “Pino Suárez”, quien presentó quemaduras de segundo grado en al menos 50 por ciento de su cuerpo.

El también conocido como “Zarapes” dado a su atuendo que acostumbraba a caminar por las calles de la ciudad solicitando uno o dos pesos, fue sometido a diversos tratamientos implementados por médicos y enfermeras que desde su ingreso al nosocomio hicieron todo lo posible por salvarle la vida.

Antes del mediodía salió del área de quirófano donde los expertos de la medicina practicaron un lavado mecánico siendo a las 14:15 horas cuando dejó de respirar para ser declarado clínicamente muerto.

Durante el transcurso del día las muestras de solidaridad para el hombre de la tercera edad no se hicieron esperar y la gente lo recordó pues por décadas se ubicó sobre la avenida 18 de Octubre de la colonia Santa Clara donde solicitaba dinero.

Quizá por más de 20 años la acera del mercado “Pino Suárez” fue la casa de la víctima de una mente criminal que sin remordimiento alguno lo envolvió en llamas para ser rescatado por vecinos.

Y son precisamente los habitantes cercanos a la plaza los que recordaron que “El Güero” pedía dinero para alimentarse, pues de los pesos que recaudaba asistía a la carnicería y después solicitaba el favor en las fondas para procesar sus alimentos.

“El Güero fue una persona muy respetuosa, hay veces llegaba a la tienda y si le faltaba uno o dos pesos para comprar pedía fiado y sin problema al siguiente día regresaba para liquidar, una persona que por años se convirtió en un vigilante nocturno para la colonia”, dijo una de las habitantes.

Al confirmarse el deceso del paciente la sala de urgencias del hospital se vio abarrotada de vecinos y ciudadanía en general, incluso de representantes de asociaciones civiles y algunos políticos que se unieron para tratar de dar un sepulcro digno a quien por años se convirtió en un personaje en el municipio.

Los restos de el “Zarape” fueron entregado a los vecinos que tras organizarse decidieron velarlo en las instalaciones del mercado “Pino Suárez”, de donde se esperaba en la tarde de hoy partiera con dirección al cementerio municipal para brindarle cristiana sepultura.

En el tema legal autoridades ministeriales tomaron conocimiento del caso, al tratarse de un delito estipulado como homicidio y que se persigue por oficio.

Entre la confusión han circulado una serie de imágenes de presuntos responsables en redes sociales, quienes desde cuentas aparentemente falsas se han adjudicado el asesinato aunque será la Fiscalía la dependencia que profundizará las indagatorias para dar con el culpable del aberrante asesinato.

Compartir